En el proceso de fundicion pueden producirse una gran variedad de:

  • polvos,
  • humos,
  • gases y
  • otras sustancias químicas peligrosas,

en especial el machaqueo y la trituración de mineral pueden provocar altos niveles de exposición al sílice y a polvos metálicos tóxicos (que contengan plomo, arsénico y cadmio).

Durante las operaciones de fusión, los humos metálicos pueden constituir un problema importante.

Las emisiones de polvo y humos pueden controlarse mediante:

  • confinamiento,
  • automatización de los procesos,
  • ventilación local y
  • de dilución,
  • mojado de los materiales,
  • reducción de su manipulación y
  • otros cambios en el proceso.

Si lo anterior no resultara adecuado, habría que recurrir a la protección respiratoria; . Muchas operaciones de fundición implican la producción de grandes cantidades de dióxido de azufre, procedentes de los minerales sulfurosos y de monóxido de carbono de los procesos de combustión. Son esenciales por lo tanto, la ventilación de dilución y la ventilación por extracción local (VEL).

Anuncios